Saltar al contenido

Cómo ablandar sábanas que están duras

julio 8, 2021
Cómo ablandar sábanas que están duras

Si alguna vez cuando has lavado tus sabanas y cuando las has recogido para volver a ponerlas en tu cama, notas que se han quedado apelmazadas este artículo te gustará mucho. Unas sábanas duras, dejan de ser cómodas, dan una sensación de malestar que puede llegar a complicar tus horas de descanso. Sucede algo parecido a cuando decides hacer tu cama con sábanas nuevas que aún no se han lavado. Además de aclarar que esto nunca se debe hacer, siempre hay que lavar unas sábanas nuevas por higiene, te dejamos unos consejos para que tus sábanas se mantengan suaves y agradables. 

Qué hacer y que usar para lavar tus sabanas y que estén blandas y suaves

Bicarbonato de sodio: Si no estás satisfecho con la y comodidad de tus sábanas después de lavarlas con tu detergente habitual, añade al lavado bicarbonato de sodio. En lugar de agregar detergente para la ropa en un programa de lavado normal, lava las sábanas en la lavadora con solo una cucharada pequeña, tamaño de café, de bicarbonato de sodio. Este producto es muy útil para eliminar los productos químicos que se adhieren en las sábanas de algodón y hace que la tela vuelva a la suavidad que tenía antes.

Usar menos detergente: Como puedes haber supuesto por el consejo anterior, muy a menudo la dureza de las sábanas depende de la acumulación de detergente o suavizante en la tela de estas. Cuando usas demasiado, la lavadora no puede lavarlo por completo y no se eliminan por completo, por lo que trata de respetar las instrucciones de lavado que el fabricante indique. Siempre ponen en la botella, las cantidad de detergente o suavizante que debes añadir, según el tipo de agua de tu zona.

Lavar a temperatura más baja: si bien es cierto que las altas temperaturas matan todos los gérmenes y bacterias, tampoco debemos pasarnos y no hay que llevar a temperaturas extremas la ropa de cama, ya que podemos estropearla. Por ejemplo, lavar sábanas de algodón a una temperatura de  40 grados es más que suficiente para que queden higienizadas y limpias.

Vinagre blanco: el vinagre es una fantástica solución que por sus propiedades sirve tanto de detergente natural como de suavizante. Solo tienes que hacer una mezcla de una taza de vinagre diluida en un litro de agua e ir llenando el recipiente donde hayas metido las sábanas. Lo suyo es cubrirlas por completo y dejarlas toda la noche en remojo, para al día siguiente, poner todo en la lavadora. El vinagre no solo suaviza la ropa, sino que también elimina los residuos de detergente que hayan podido quedar de lavados anteriores.

Bolas para secadora: Están disponibles en una amplia variedad de diferentes formas, colores y materiales como caucho o plástico. Sin embargo, las más populares están hechas de lana. Estas bolas funcionan como una alternativa a los suavizantes de telas. Consiste en meter dos o tres bolas dentro de la secadora. Esto hará que gracias a las bolas, el aire caliente pueda circular de manera más fluida y libre, permitiendo que las fibras naturales de las telas se separen, volviendo las sábanas más suaves y maleables.